La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

La combinación del deporte y la RSC, da lugar a la jugada perfecta. Valores del deporte como el esfuerzo, la superación y el trabajo en equipo explican por qué forman un tándem perfecto. 

Los españoles somos, entre los europeos, los que manifestamos un mayor interés por el deporte, por ello, muchas de las marcas de nuestro país, buscan asociarse con equipos y deportistas. Los beneficios que tiene el deporte para las acciones de RSC son muchos, empezando por los valores ya comentados, pasando por su buena disposición para convertirse en un canal de acción social, y llegando a ser una buena herramienta para fomentar la salud, el bienestar y la motivación entre los empleados.

Son muchas las empresas que realizan acciones como estas en su día a día. El Banco Santander, Iberdrola, Endesa, Banesto, BBVA, Banesto, etc.

La estrategia más recomendada, es integrar el patrocinio dentro de la propia estrategia de RSC. Si a las acciones de marketing les añadimos un elemento social, logramos crear el combo perfecto para las empresas, mejorando su visibilidad y reputación y fortaleciendo el vínculo con sus consumidores.